Inicio / Actualidad /José Javier Santiago, director técnico de CONAPA:
“La revolución tecnológica en el agro ha de estar liderada por los Ingenieros Técnicos Agrícolas”

José Javier Santiago, director técnico de CONAPA:
“La revolución tecnológica en el agro ha de estar liderada por los Ingenieros Técnicos Agrícolas”

A sus 35 años, Javier Santiago, ITA colegiado en el Colegio de Ingenieros Técnicos Agrícolas de Centro, está al frente de CONAPA, una de las empresas más innovadoras del sector agrícola. Navega a la perfección entre drones, algoritmias avanzadas y mapas GIS, y desde su visión privilegiada tiene claro que los Ingenieros Técnicos Agrícolas han de liderar esta revolución tecnológica, a la vez que critica que las Escuelas de Ingeniería no se están sabiendo adaptar a realidad tecnológica que ya tiene un alto impacto en las explotaciones agroalimentarias. ¿El futuro del sector? Lo tiene claro, tecnificación máxima que optimice costes e incremente beneficios.

¿Cómo pasaste de esa agricultura que aprendiste en la Universidad a la agricultura 4.0 en la que estás inmerso?

Hace ya algunos años, entorno al año 2005, cuando aún era estudiante de Ingeniería Técnica Agrícola en la Universidad, cogí un periódico gratuito que publicaba la Politécnica de Madrid. El titular decía: “Los agricultores ya no tendrán que ir al campo”. Más allá de lo optimista de ese titular, el cuerpo del artículo me entusiasmo. Digitalización, control remoto de explotaciones y maquinaria… En definitiva, tecnología al servicio de los agricultores y ganaderos. Eso sí que era una verdadera revolución. Durante estos 13 años que han transcurrido, mis esfuerzos y trabajo se han orientado a hacer de la marca CONAPA® (Compañía Nacional de Peritos Agrícolas), un referente a nivel nacional e internacional en el sector de las nuevas tecnologías aplicadas al sector Agro.

¿Según tu experiencia tanto académica como profesional, crees que en las Escuelas se sigue dando una visión tradicional de la agricultura?

Lamentablemente, sí. Los alumnos, aunque cada vez más preparados en ciertas materias, siguen (mal) gastando muchas horas en las Escuelas aprendiendo conceptos obsoletos. Estamos en la era de la digitalización de explotaciones agrarias. Hablamos de agricultura 4.0, y muchos alumnos no saben ni a qué se refieren estas nuevas tecnologías. GIS, Digitalización, Programación y Desarrollo de Algoritmias Avanzadas, aún siguen sin impartirse en las Escuelas de Ingenierías Agrarias. Eso debe cambiar, necesitamos una enseñanza universitaria adaptada a las necesidades del sector. El sector agro necesita Técnicos que sepan de campo, de cultivos, de plagas, enfermedades…pero también de cómo manejar los datos captados por diferentes sensores en plantas y suelos.

Controlar los cultivos desde un satélite o con un dron, ¿sigue sonando a ciencia ficción o está más incorporado de lo que se cree? ¿A partir de qué extensión se considera útil la aplicación de estas tecnologías?

Los agricultores, bajo mi punto de vista, son las personas más curiosas que conozco. Prueban nuevos productos, semillas y labores cada vez más tecnificadas. Y también nuevas tecnologías. Un tractor es, a día de hoy, lo más parecido a una nave espacial, con monitores, GPS de precisión, mandos, pilotos… Créame cuando le digo que los datos obtenidos por drones y satélites son cada vez más demandados por los agricultores. Estos datos se vuelcan directamente en los monitores de los tractores. Al estar georreferenciados, pueden realizar aplicaciones variables de fertilizantes, detectar precozmente plagas y enfermedades, peritar con alta precisión daños en sus cultivos, definir un calendario de riego eficaz, entre otras muchas funciones, como tener un registro de toda la actividad y parámetros que intervienen en sus explotaciones.

No existe una superficie a partir de la cual podamos considerar útil esta tecnología. Eso sí, debemos analizar los diferentes cultivos, regiones agroclimáticas y sectores. No obstante, el servicio es extremadamente útil y rentable tanto en 1 hectárea de aguacate en la Axarquía malagueña, como en 1.000 hectáreas de cereal de secano en la Mancha toledana.

Otras profesiones se están sumando al carro de la tecnología 4.0. Ingenieros Industriales, de Telecomunicaciones ¿Consideras que hay espacio para todos? ¿El ITA debería liderar estos trabajos?

Aún recuerdo cuando profesionales de otros sectores preguntaban que era eso del Ingeniero Técnico Agrícola. No sabían ni que existía nuestra formación. Participábamos de sectores como el de la obra civil en materias como el Medio Ambiente, en el mejor de los casos. Ahora, no podemos permitir que la revolución tecnológica que se está desarrollando en nuestro sector, no esté liderada por nosotros. Nadie puede entrometerse en el sector agro, al igual que no lo hemos hecho nosotros en ningún otro sector. Debemos luchar y defender nuestras competencias profesionales, modernizarnos y liderar este cambio. El Agrotech debe ser sinónimo de ITA.

Las nuevas tecnologías avanzan muy rápido. ¿Cómo ves el sector en 5 años?

Muy tecnificado. Estamos viviendo una verdadera revolución de los datos. Muchas empresas, startups, spin-off y equipos de investigación estamos apostando por desarrollar tecnología que optimice costes e incremente beneficios. Sin duda, lo que hoy conocemos como nuevas tecnologías aplicadas a la agricultura, dentro de unos años será una realidad en el día a día de agricultores e Ingenieros Técnicos Agrícolas.

En relación con tu Colegio profesional, ¿colaboras o tienes relación con este? ¿Qué aspectos mejorarías?

Me colegié en el Colegio de Centro antes incluso de terminar mis estudios de Ingeniería Técnica Agrícola, bajo la fórmula de la precolegiación. Desde entonces, con una actividad creciente, he encontrado en el Colegio y en sus trabajadores y representantes un apoyo permanente y útil. Pero el Colegio, al igual que el sector Agro, debe modernizarse y convertirse en tecnológico desde todos los puntos de vista (formación, gestión, etc). Un reto que, sin duda, se conseguirá e irá parejo al desarrollo de las nuevas tecnologías que muchos ITAs ya utilizamos en el campo.