Inicio / Actualidad /Ismael Moeda, colegiado ITA de Lugo:
“Mi visión del Colegio era bastante pobre, ahora veo todas las oportunidades que ofrece, también para los recién graduados”

Ismael Moeda, colegiado ITA de Lugo:
“Mi visión del Colegio era bastante pobre, ahora veo todas las oportunidades que ofrece, también para los recién graduados”

Sus primeros recuerdos los tiene subido al tractor de su padre. Era muy pequeño, pero el contacto con el campo le marcó, tanto que se convirtió en una de sus dos pasiones, la otra es la música. Y ambas las ha desarrollado a lo largo de sus veintipocos años, porque nuestro protagonista se acaba de graduar en Ingeniería Agrícola y además, percusionista en la Banda Filarmónica de Lugo. Su próxima meta es ser profesor en los ciclos de formación profesional vinculados al sector agroforestal, y dada su trayectoria, lo conseguirá seguro. Os presentamos a Ismael Moeda, nuevo colegiado del Colegio Profesional de Ingenieros Técnicos Agrícolas de Lugo, con el que charlamos sobre la profesión y su visión de la colegiación.

¿Por qué decidiste estudiar Ingeniería Técnica Agrícola?

Desde pequeño tuve dos grandes pasiones, la música y todo lo relacionado con el campo, ya que de los primeros recuerdos que tengo la mayoría son en el tractor con mi padre. Estudié 10 años percusión en el Conservatorio Profesional de Música Xoán Montes de Lugo compaginándolo con el colegio y después con el instituto. Al acabar segundo de BAC tuve que decidir, y aunque sigo tocando en la Banda Filarmónica de Lugo, profesionalmente estoy mucho más volcado hacia la Ingeniería Agrícola.

¿Qué ámbito profesional te resulta más interesante?

La maquinaria agrícola, de hecho, mi especialización es en Mecanización y Construcciones Rurales. Sin embargo, durante la carrera me concedieron una Beca  de Colaboración del Ministerio de Educación que me abrió a nuevos ámbitos, concretamente la línea de investigación de la beca era sobre el control y monitorización de los parámetros ambientales en explotaciones de porcino. Y me gustó tanto el tema que mi TFG lo hice sobre un proyecto de reforma y ampliación de una explotación ya existente, para convertirla en una explotación exclusivamente dedicada a albergar lechones en fase de transición. El TFG recibió un premio sobre Ingeniería y Mujer Rural, porque en la proyección del edificio contemplé vestuarios, baños, y duchas de acceso a la explotación individuales y diferenciadas para hombre y mujeres, ya que en la mayoría de explotaciones de un tamaño medio es algo que apenas se considera. Además, también me concedieron el Premio de Fin de Grado de la titulación de Ingeniería Agrícola y Agroalimentaria.

¿A qué especialidad te gustaría dedicarte una vez graduado?

Ahora mismo estoy con el Máster de Profesorado de Educación Secundaria, porque  lo que más me gustaría sería ser profesor en los ciclos de formación profesional vinculados al sector agroforestal.

Ismael, de bebé, en el tractor de su padre.

¿Qué visión tenías del colegio profesional cuando aún estabas estudiando?

Mi visión era bastante pobre. Cuando empecé sí que sabía de su existencia pero fue durante la carrera cuando fui asistiendo a actividades (principalmente conferencias) relacionadas u organizadas por el Colegio de Ingenieros Agrícolas y viendo un poco más cuál era realmente su función. Además, fui conociendo a alguna gente que ya estaba colegiada, que me habló del Colegio en primera persona y de lo que había mejorado en particular el de Lugo en muy poco tiempo, por lo que empecé a verlo como algo muy importante, más allá de la obligación de colegiarse para ejercer la profesión.

¿Cuándo te colegiaste y por qué?

Me colegié a principios de este año 2018, me pareció muy importante debido a mi convicción de defender la profesión a la que quiero dedicarme y para lo que estudié y me sigo formando, además de las oportunidades de formación y actualización de mis conocimientos que el propio Colegio Profesional me brinda. En particular, aquí en el de Lugo veo que la gente que lo dirige tiene una enorme ambición por dignificar aún más nuestra profesión y, en definitiva, por hacer las cosas bien y progresar. Es algo que sin duda me anima a estar colegiado y a involucrarme en lo que necesiten. Me parece una entidad que todos los que pertenecemos a este gremio debemos cuidar y potenciar.

¿Qué servicios de los que ofrece tu Colegio son los que más valoras?

Lo que más útil me parece son las actividades de formación que realizan, tanto en forma de jornadas y cursos como los convenios de formación que tiene con otras entidades semejantes para poder formarme en lo que me gusta o necesito a un coste más asequible.

¿Crees que es importante estar colegiado? ¿Por qué?

Lo concibo como una entidad encargada de velar por nuestros intereses comunes como ingenieros agrícolas y por nuestras competencias profesionales, y me parece fundamental apoyar esa causa. Además, creo que se trata de una muestra de compromiso con la profesión a la que hemos decidido dedicarnos, y que cuantos más seamos mejor podremos defender nuestra importancia en la sociedad como Ingenieros Agrícolas.

¿Qué razones le darías a un recién graduado para que se colegiase?

Principalmente tres: En primer lugar, considero que es la mejor manera de defender la profesión a la que decidimos dedicar nuestro tiempo, para que vele por nuestros intereses y competencias profesionales desde un punto de vista colectivo. Además, creo que es una buena manera de estar en contacto y compartir experiencias con compañeros de la misma profesión, para estar enterado de las novedades más importantes en el sector. Por último, considero que es una excelente oportunidad para seguir formándonos, ya que cuando salimos de la universidad sabemos un poco de todo pero nos queda mucho por aprender, y creo que ese papel de los colegios de promover y llevar a cabo actividades de índole formativa para sus colegiados es especialmente aprovechable para los que nos iniciamos en esto.