Inicio / Actualidad /Participamos en los premios Porc D’Or destacando el papel de los Ingenieros Agrícolas

Participamos en los premios Porc D’Or destacando el papel de los Ingenieros Agrícolas

El Consejo General de Ingenieros Agrícolas y los Colegios de Ingenieros Agrícolas de Cataluña (su demarcación de Barcelona), Centro, Aragón, Murcia y Badajoz han participado en la XXIV edición de los premios Porc D’Or, un reconocido homenaje a las explotaciones ganaderas de porcino más relevantes del país.

El premio que entregamos desde el colectivo profesional de la Ingeniería Agrícola fue el Porc D’Or de bronce a la granja Jisal de Albornos, en Ávila, dentro de la categoría de granja de 201 a 500 cerdas. Esta granja fue una de las 38 afortunadas que destacaron en la gala por su apuesta por la innovación y como reconocimiento a un trabajo bien hecho y con recorrido. Las nominaciones alcanzaban alrededor del centenar y de todas ellas, la gran triunfadora de la noche fue la granja Sanglas del Grup Batallé, de la localidad zamorana San Cebrián de Castro, que se hizo con el Porc d’Or de Diamante. El podium lo completaron la granja de La Pueba-Agropecuaria del Isábaena, de la empresa Mazana Piensos Compuestos de Huesca, que recibió el galardón especial del Ministerio de Agricultura, Alimentación, Pesca y Medio Ambiente; el Grupo Sanchiz Godella Valencia, de Afrivall Companys Grup, con sede en Albacete, que se llevó el Porc d’Or Zoetis a la innovación; y la granja Sant Martí, de Piensos Grau, en la provincia de Barcelona, distinguida por cuarto año consecutivo con el premio a la máxima productividad.

La Ingeniería Agrícola con el sector porcino

El sector profesional de la Ingeniería Agrícola cuenta con numerosos profesionales dedicados al sector porcino. Las labores que los Ingenieros Agrícolas desarrollan para este ámbito son numerosas y están relacionadas con muchos ámbitos de actuación: desarrollo de proyectos ganaderos, dirección y gestión de explotaciones, gestión de residuos, conducciones de agua, ordenación del territorio e impacto ambiental, instalaciones ganaderas, topografía, valoraciones y tasaciones, así como trámites con la administración.

Además, tal y como marca la ley, todos los Ingenieros Técnicos Agrícolas han de estar colegiados para poder desarrollar su profesión, lo que también genera una mayor seguridad tanto para el propio profesional como para las empresas que lo contratan.